Llama académica de Geología a tomar conciencia sobre el grave problema de escasez de agua

9 de junio de 2022

Jesús Alberto Rubio

Un llamado urgente a la sociedad para que se tome conciencia de la problemática tan grave que se avecina por la escasez de agua en el planeta, hizo Elia María Tapia Villaseñor, profesora de asignatura del Departamento de Geología de la Universidad de Sonora y copresidenta de Sky Island Alliance, organización no gubernamental que busca la protección de la flora y fauna en las Islas del Cielo entre México y Estados Unidos.

Doctora en Ciencias de Recursos de Tierras Áridas con especialidad en Hidrología, la académica universitaria planteó la necesidad de que todos tomemos conciencia de los recursos que utilizamos para nuestras actividades diarias y que a nivel personal tratemos de reducir nuestra huella hídrica.

Tapia Villaseñor señaló con suma preocupación cómo las proyecciones del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) hablan y describen un panorama muy desolador ante el incremento de la temperatura, las sequías y eventos severos en nuestro planeta.

Por ello, expresó que es necesaria una pausa y reflexión acerca del impacto de nuestras actividades diarias en el medio ambiente y hacer un cambio de paradigma, ya que todos tenemos que contribuir a la conservación de los recursos naturales de nuestro planeta impulsando un discurso de acción como el que se estableció el pasado mes de febrero, en el Sexto Informe de Evaluación del IPCC en donde se exhorta a la población a implementar medidas inmediatas para asegurar nuestro futuro.

En ese comunicado, indicó, se establece como prioridad adoptar con urgencia medias presentes para hacer frente a los crecientes riesgos, proteger y fortalecer la naturaleza ya que es esencial para asegurar un futuro digno.

De acuerdo a ese documento, las ciudades, advirtió, son punto crítico de impacto y riesgo, pero también una parte de la solución obligada, ya que el margen de acción cada vez es más reducido.

Reducir la huella hídrica
Con al menos 15 años de experiencia en la elaboración de estudios de riesgos y disponibilidad de agua e impacto del cambio climático, Elia María Tapia invitó a que empecemos a nivel personal con la reducción de la huella hídrica, la que, dijo, es un indicador de sostenibilidad ambiental que permite conocer la cantidad de agua consumida en la producción de bienes de consumo o durante el uso de un determinado servicio.

Asimismo, indicó que también a nivel institucional –como en la Universidad de Sonora– se debe de dirigir hacia objetivos que promuevan el desarrollo sustentable, pues pueden impactar y de generar un cambio favorable más allá del campus universitario. “Si ven lo que sucede e impulsa –como infraestructura verde—dentro del campus, por supuesto que puede contagiar a la comunidad hermosillense”.

Mencionó que la huella hídrica se reduce de múltiples formas: Por medio de huertos urbanos para promover el consumo productos locales, producción de composta a partir de residuos orgánicos para promover el sano crecimiento de los cultivos locales; mediante la implementación estrategias de cosecha de lluvia, jardines de lluvia o infraestructura verde, así como el reciclaje y re-uso de bienes y materiales y la priorización en el consumo de comida sustentable.

“El agua tiene y deja huella hídrica (que no se ve) o virtual en todas partes a partir de su nexo con la energía y la alimentación”. La gestión integral de recursos hídricos debe contemplar este nexo para el desarrollo de planes de gestión, de manera que incluyan políticas de conservación de agua, uso de energía renovable y/o sustentable y prácticas agrícolas sustentables”, dijo.

También, agregó, es importante considerar que la manera en que nos desplazamos a diferentes lugares puede generar un impacto negativo en el medio ambiente y en la disponibilidad de recursos hídricos, así como los productos que consumimos en el día a día.

Por este motivo, planteó que se requiere de una visión holística sobre el impacto de nuestras actividades diarias en la naturaleza y qué cambios tenemos que implementar en nuestras actividades diarias para promover la conservación del recurso hídrico.

Interacción con universitarios
Tapia Villaseñor mencionó que el pasado 22 de abril en el marco de actividades de El Día Mundial de la Tierra, en una charla con estudiantes expuso cómo hemos aprendido a adaptarnos y manejarnos ante la escasez de agua, subrayando diferentes estrategias o actividades que de alguna manera ayudan a mitigar este grave problema.

Esta plática inició con las proyecciones del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático publicadas en el Sexto Informe de Evaluación (Sixth Assessment Report), en donde se presentaron las proyecciones de cambio global para diferentes regiones del planeta.

En su interacción con los estudiantes de Geología e Ingeniería en Ciencias Ambientales, les habló del sexto informe del IPCC, liberado este año, el cual indicó, contiene información que debe de difundirse de forma urgente, incluyendo los impactos de posibles cambios en patrones de precipitación y temperatura en los recursos hídricos, ya sea en los ecosistemas costeros, en la agricultura y en el sector energético, así como de riesgos en la infraestructura pública y afectaciones en la zona urbana.

En igual forma abordó el tema del incremento en el número de años con sequía, aumento en la elevación del nivel del mar y proyecciones para las siguientes décadas.